La repostería tradicional de la provincia de Cádiz

 


La repostería tradicional de nuestra provincia – aun siendo muy rica y variada- está por descubrir. Excepto algunos productos- alfajor, pan de Cádiz, tocinos de cielo… la mayoría de los dulces tradicionales son prácticamente desconocidos  y sólo pueden encontrarse en tiendas especializadas o en las localidades de origen.

Varias son las razones que podrían explicar esta situación. En primer lugar las normas sanitaria, muy rígida con el uso del huevo y la nata de origen animal ya que son productos que se degradan con rapidez produciendo graves problemas de salud. Los dulces artesanos se caracterizan por el empleo de ingredientes naturales y son,  por tanto, de elaboración diaria lo que dificulta el abastecimiento de un  mercado a veces muy alejado de los puntos de producción.

Es la comercialización uno de los problemas de más difícil solución para la repostería tradicional. La mayor parte de los dulces tradicionales se confeccionan en localidades de la Sierra de Cádiz, lugares apartados de la capital y de difícil comunicación. Surtir las pastelerías de la provincia de dulces tradicionales sería muy costoso y poco rentable.

También  tendríamos que considerara los cambios en los gustos  y prácticas culinarias. El gran público prefiere, por desgracia, la bollería industrial en desayunos y meriendas y se decanta por el pequeño pastel, en forma de bocadito, a la hora de adquirir los productos en las pastelerías. La repostería burguesa de tradición francesa ha hecho su aparición en hogares y restaurantes con su corte de mouse, coulis, ganaché, gelatinas…. Y el ama de casa que antiguamente elaboraba roscos fritos, hornazos o tortas alpisteras apenas tiene tiempo ni conocimientos para continuar con la tradición.

Por último habría que  insistir en el desconocimiento de este capitulo de nuestra gastronomía. Se echa de menos una labor de promoción a nivel de ayuntamientos, diputación, organismos autonómicos, asociaciones locales y grupos gastronómicos que dé a conocer la enorme variedad y riqueza de la repostería tradicional. Habría que crear “rutas pasteleras”que permitieran a los viajeros golosos  degustar  los dulces  de nuestra provincia que como veremos no se limita a unas cuantas especialidades locales  sino que se extiende por toda la geografía provincial con productos característicos de las distintas comarcas: Sierra, la Janda, Campo de Gibraltar, Bahía y Campiña jerezana.

Para finalizar hay que  dar las gracias a los pequeños obradores, los conventos de clausura y a las amas de casa que son los que han colaborado a que nuestra repostería tradicional se conserve y aún existan en nuestra provincia más de un centenar de especialidades todas ellas riquísimas y que son un recuerdo vivo de  nuestra historia y tradiciones.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Gruopo Gastronómico El Almirez